Orden de Malta

Orden de Malta

Malta es una isla en el límite extremo de la cristiandad” escribió al Papa un legado pontificio enviado allí en el siglo XVII. Y realmente así fue durante varios siglos, pues Carlos I, en su titulo de Rey de Aragón, Valencia, Mallorca y Conde de Barcelona, también había heredado de su abuelo Fernando, el de Rey de las Dos Sicilias, cuyo territorio maltés estaba incluido desde 1282 tras la conquista por Roger de Lluria y sus Almogávares.

En 1530, la Orden zarandeaba por Europa tras haber sido expulsados (1522) de la Isla de Rodas por Solimán el Magnífico, por lo que Carlos I les concedió la isla de Malta. Sus tierras, más bien áridas, con pocos manantiales y baja en recursos no lo ponían fácil para sobrevivir. Pero cumplía fervientemente el deseo de la Orden de establecerse lo más adentro posible del Islam para reconquistar Tierra Santa. Y efectivamente sirvieron de primer bastión mediterráneo al frente del cristianismo.


➕Orígenes➕

Retrocediendo a sus primeros días, hemos de ir a 1048, año en el que se funda en Jerusalem la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalem y Rodas, conocidos principalmente por ‘caballeros hospitalarios‘. El motivo de su nacimiento fue el de proveer de cobijo, comida y servicios médicos a los peregrinos de cualquier raza o credo. Incluso el califa de Egipto, que gobernaba en la región, permitió edificar una iglesia, un convento y un hospicio-enfermería junto al templo del Santo Sepulcro.

fray gerardo orden de malta
Fray Gerardo, fundador de la orden con la original insígnia blanca en fondo negro

Su existencia se oficializó tras la conquista cristiana mediante una bula papal, dotándoles de una autonomia envidiable, pues no estaban sometidos a nadie más a sus jefes y al pontífice.

La primera vestimenta adoptada fue la del hábito negro, al que se le añadía una cruz blanca de ocho puntas, simbolizando las 8 bienaventuranzas.


🛡Monjes guerreros🛡

Su ubicación les llevó a persistir en conflictivas fronteras, por lo que el Gran Maestre Raimundo de Puy, militarizó la Orden para proteger a los enfermos y pelegrinos. Esta nueva casta de monjes guerreros -junto a templarios y teutónicos- se volvería la elite de los efectivos cruzados.

Orden de Malta 6

Cruz de Borgoña 1

Al igual que pasaría con otras ordenes militares, los caballeros no tardarían en adquirir posiciones de poder y a medida que crecía su reputación en las fronteras orientales con el islam, crecía a la par sus riquezas en territorio seguro, pues administraban prioratos y encomiendas a lo largo de todo el territorio europeo.

En el siglo XIII cambiaron la túnica negra por la túnica roja, manteniendo la cruz blanca octogonal.

cruz orden de malta
Cruz de 8 puntas sobre fondo rojo

Llegamos a una fecha relevante, pues en 1291 fueron expulsados de Jerusalem, y entramos en unos años de cierto vagabundeo de la orden. Primeramente trataron de establecerse en Chipre -junto a los templarios, pero el poder de las órdenes ponia en cuestión la soberanía del monarca local, quien se sentia incomodo, de manera que el temple optó por volver a tierras continentales de Europa, mientras que los hospitalarios buscarían mantenerse en el frente de oriente próximo para continuar la lucha contra el Islam.

En 1301, -rompiendo su palabra de no combatir jamás con los de su propia fe, tomaron la isla de Rodas (principado ortodoxo griego), y allí estuvieron dos siglos, pues en 1522 Solimán el Magnifico mandó 400 embarcaciones y 200.000 soldados que con 6 meses de asedio, rodeados y sin refuerzos, los hospitalarios acabarían capitulando. Se habían opuesto con tanto arrojo a este enemigo, que el Sultán les rindió honores de Estado y les permitió evacuar la isla con todas sus pertenencias.


🇲🇹Un nuevo bastión: Malta🇲🇹

Tras la expulsión de Roda, volvieron a deambular, instalando el cuartel general en un barco. Descartaban instalarse en territorio seguro lejos del frente, de fronteras y de Jerusalem, así que la mejor opción que obtuvieron fue la de Carlos I: Isla de Malta.

Lo primero que hicieron fue fortificar la isla, pues sabían que Solimán atacaria de nuevo, además de su proximidad con Túnez y la cantidad de piratas berberiscos no les iba a dejar a los monjes mucho tiempo para la meditación.

En mayo de 1565, “se avistó tal masa de velas blancas que cubría la mitad del horizonte”, iniciándose así el Gran Sitio, que durante casi cuatro meses puso a prueba la resistencia de los caballeros en un combate de 1 a 3, completamente aislados y en plena recesión económica.

SItio orden de malta
Sitio de Malta

Pese a todo, resistieron, y con el apoyo de una refrescante armada española desde Sicilia al mando de Juan de Cardona, transformaron en una victoria memorable lo que apuntaba a derrota máxima. Y esto no fue más que el trailer de lo que vendría en Lepanto, cuya aportación hospitalaria seria de 3 galeras.


Debemos tener en cuenta la importancia de este hecho para occidente, pues la potencia turca se revolvía en el oriental mediterráneo cual bebé gigante imparable pero encerrado, recordando que se le negaba la salida al océano atlántico, y por ende, a las novedosas y prolíferas tierras americanas que tenia tan ocupados al resto de potencias europeas. Por lo que Malta representaba esa retaguardia que bien podría haber sido el talón de Aquiles de la codicia occidental (y cristiana).


La gratitud europea se manifestaría pronto, pues el dinero comenzó a llegar a la isla. Las ciudades heroicas -Birgu, Senglea y Kalkara- se convirtieron en Invicta, Vittoriosa y Cospicua. El catolicísimo Rey Felipe II envió como regalo al Gran Maestre La Valette una espada y daga de acero toledano con fornituras de oro y pedreria con la leyenda latina: PLUS QVAM VALOR VALETTA VALET (MÁS QUE EL MISMO VALOR VALE VELETTA). Se edificó también en el monte Sceberras en apenas un lustro una ciudad ultra fortificada para que los turcos no pudieron ocupar la posición de nuevo, bautizada como Ciudad La Valette diseñada para soportar un sitio aislado de un año sin ayuda exterior. Urbanísticamente hablando también fue vanguardista, pues trazaron una cuadricula -digna de Ildefons Cerdà– por la que movilizar cañones con facilidad.

La valetta orden de malta
La Valetta y su organización urbanístico-defensiva

El sitio nunca llegó, pero la isla siguió desarrollándose, en el siglo XVII se instalaron torres de vigilancia y un acueducto entre Mdina y La Valetta que abastecería de agua dulce a la capital.

La paz reinó en la isla -hasta su salida en 1798-, dejando infraestructuras aún hoy vitales. Los hospitalarios no gobernaron mal, a grandes rasgos, desde 1530 a su llegada, la isla contaba con 15.000 primitivos habitantes, y en 1798 llegaban a 84.000, y además habían ubicado a Malta en el mapa.

Sus últimos años, la riqueza de la Orden no menguó, pero sí su deber, pues los tiempos de paz redujeron las urgencias militares y de asistencia médica, por lo que empezaron a decorar sus edificios con elementos artísticos y barrocos, cada vez más opulentos, a la vez que se apreciaba la decadencia de la Orden, tanto moral (proliferando la prostitución y el derecho de pernada demandado por algunos frailes) como económica, pues la revolución francesa acechaba con fuerza, dejándoselo fácil a Bonaparte para su expulsión.


👨🏻‍⚕️Actualidad🧑🏻‍⚕️

Los Caballeros de Malta se rehicieron parcialmente en el siglo XX, y en ambas guerras mundiales participaron con eficientes misiones hospitalarias, y a día de hoy también intervienen en conflictos bélicos y cataclismos.

La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalem, de Rodas y de Malta, su nombre oficial, se forma hoy por más de 12.500 caballeros y damas, ostenta el estatus de observador permanentemente en la ONU y la Comisión Europea.

Tras la épica y la gloria, se vuelcan hoy en su propósito original humanitario, previo incluso a la militarización de la orden provocado en tiempos de cruzadas.

Artículos recomendados